De presunta conspiración

De presunta conspiración
MAS DE POLITICA

Alianzas ciudadanas

De las mayorías

La condición de la quimera

Locura y poder, una mala combinación

A su medida
  
NOV
10
2019
Teodoro Barajas Morelia, Mich. En diferentes etapas temporales en nuestro país lo que se manifestó fue una inestabilidad política, que en muchos casos se debió a conflictos internos o invasiones ajenas, nuestra historia ha llenado muchas páginas para dar cuenta de aquellas circunstancias que se evocan desde el presente.
Gobiernos efímeros, cuartelazos y más violencia fueron elementos que confeccionaron infinitas ansias de poder, intereses inconfesables e intervenciones extranjeras que marcaron nuestra historia.
A estas alturas cuando en México tenemos signos contundentes de la normalidad democrática como la alternancia, la pluralidad y un sistema de partidos para buscar el poder por la vía legal, como lo mandata nuestra Connstitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, no hay lugar para insinuar alguna presunta conspiración o hacer conjeturas en torno a un probable golpe de estado.
El presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien le gusta promover el debate cada mañana ante la tibieza de la oposición, que a veces parece inexistente, recién indicó que no existen condiciones para fraguar un golpe de estado, llamó a no caer en la tentación de hacerla de golpistas.
Dudo que haya alguien que se piense en serio organizar un golpe de estado, sería una grave violación a la ley, además se iría contra la legitimidad y seguramente sería condenado de ipso facto por la comunidad internacional.
La divisón persiste en nuestro país, el nivel de debate aún es precario porque no se leen o escuchan muchos razonamientos, en cambio si abunda la visceralidad. El radicalismo ha tomado muchos espacios de la discusión pública, la bipolaridad entre corifeos del mandatario López Obrador y muchos de sus malquerientes que le satanizan aunque a los antecesores les perdonaron todo.
México no está para suponer una maquinación perversa de un posible golpe de estado, como nación nuestro país carga una pesada herencia autoritaria, la historia registra lapsos cruentos como la Reforma, la Revolución y otros momentos.
El cuartelazo contra Francisco I. Madero encabezado por Victoriano Huerta operó en un contexto muy diferente al de la actualidad, el México del siglo XXI tiene sus propias características, rasgos y demandas.
En todo caso lo que debe prevalecer es el imperio de la ley y no otra cosa. Ello implica combatir la corrupción, la impunidad y al crimen organizado porque dicho triángulo representa a los más temibles enemigos de México.
La crisis de inseguridad por la que atraviesa nuestro país demanda instituciones vigorosas, estrategias confiables que signifiquen resultados para disminuir los efectos corrosivos de la delincuencia, esa debe ser una prioridad, es demanda, es clamor social.
En la agenda política mexicana son muchos los temas que deben ser tratados como prioridades porque no son asuntos para el soslayo, la acumulación de homicidios dolosos sin resolver ejemplifican un grave problema de impunidad.
El señalar alguna probabilidad de un golpe de estado es algo que no tiene base, si alguien o muchos discrepan del mandatario están en su derecho y tampoco habría que satanizarlos porque si hablamos de la diversidad es sobre ella que debe cimentarse el futuro.




INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México