Permisividad y sus consecuencias.

Permisividad y sus consecuencias.
MAS DE POLITICA

2023, ¿el año de la federalización de la nómina?

A cuatro años del triunfo!

Procastinación, simulación y burocratización ¿sólo en el combate a la corrupción?

La estrategia de la pinza.

Alerta del Congreso de Estados Unidos por crimen organizado y corrupción e impunidad en México.
  
MAY
13
2022
Ignacio Martínez Morelia, Mich. Sí usted es padre, fácilmente entenderá esto que le quiero decir en ésta entrega.
Una de las consecuencias de la permisividad de los padres es que sus hijos se conviertan en niños malcriados, acostumbrados a manipular a las personas que tienen a su alrededor.

Pero sobre todo, la peor de las consecuencias de la permisividad es que a la larga hace que los niños se sientan perdidos y poco amados.

Mi maestra de Psicología y Psiquiatría, la Dra Andrea Vázquez siempre nos ponía como ejemplo lo que pasaba con unos padres permisivos en donde el niño al ir a una tienda tomaba un dulce y a pesar de que los padres veían el hecho no les decían nada, luego ese mismo niño tomo una bolsa de dulces y tampoco se le dijo nada, pasó el tiempo y no era ya una bolsa de dulces, sino robaba a sus compañeros del colegio y no recibía ninguna sanción, se convirtió en hombre que asaltaba, robaba e incluso asesinaba y la ley también era permisiva. Un día ese niño que robo un dulce se enfrento a cortarle una cabeza a otro ser humano y lo hizo, nunca le enseñaron los límites.

El ser permisivos trae consigo la falta de rutinas que hacen que los pequeños se transformen en niños perezosos y sin conciencia de sus responsabilidades. Además, la falta de límites hará que los hijos sean impulsivos, inmaduros y descontrolados.

Una de las consecuencias más graves de la permisividad en la crianza es que los niños, es que desarrollen problemas de conducta. Esto es -insistimos- resultado directo de no haber fijado normas y límites desde temprana edad.
El abuso de libertad y la falta de límites y normas, además de la ausencia de una relación sana con los niños que se base en el respeto y en el entendimiento del niño como ser humano, puede traer consecuencias como la baja autoestima.

La falta de normas y de rutinas claras trae como resultado que los niños se conviertan en personas sin conciencia de sus responsabilidades, y que por lo tanto fomenten el mal hábito de la pereza. No saber resolver sus propios problemas
El exceso de permisividad conlleva en muchos casos que los niños no aprendan a desarrollar las habilidades sociales y emocionales necesarias para resolver problemas de manera independiente.

Algunas de estas habilidades se consiguen fomentando la inteligencia emocional, para lo cual indudablemente es necesaria la guía de los padres.
Como se puede observar, la falta de normas claras crea secuelas muy negativas sobre los más pequeños. Otra de ellas es que la permisividad fomenta una personalidad impulsiva inmadura y descontrolada.

Pero si como padres permitimos la permisividad en los niños, que le espera a la sociedad?

La sociedad permisiva es considerada positiva para grupos políticos como el anarquismo, progresismo, Socialismo del siglo XXI, entre otros.

El Conservadurismo y grupos políticos de centro-derecha consideran negativa una sociedad permisiva ya que plantean que causa una disminución de valores que fundamentan una sociedad con un funcionamiento eficiente.

Muchas veces sostienen que las sociedades permisivas causan: mayores tasas de divorcio, aumento de la incidencia de las enfermedades de transmisión sexual, insensibilidad social, y el incremento de la delincuencia, violencia, agresividad en la sociedad y la corrupción política (está última se suele dar por un desplazamiento de la responsabilidad).

Ser padres que sepan disciplinar de manera respetuosa hace que los niños vean en nosotros una sana referencia de autoridad y de valores. La mayoría de expertos en crianza coincide en que las normas y los límites lejos de ser negativos son absolutamente necesarios, pues son una herramienta que ayuda a los niños a que entiendan que sus actos tienen consecuencias.
Es muy importante que, como madre o padre, revisen si en usted o en su pareja existe una obsesión en darle a sus hijos todo lo que no tuvo cuando eran pequeños.
Si es así, hay que trabajar en ello con alguna terapia.
Darle comodidades nuestro hijos no está mal; sin embargo, todas las personas deben cultivar el logro al mérito, es decir, deben esforzarse para conseguir sus propias metas y privilegios.

Lamentable permitir que alcancemos ser una sociedad permisiva porque diremos entonces que los criminales y delincuentes, son seres humanos que merecen respeto y que no merecen ningún tipo de castigo.


INICIO || CONTACTO
IMARMX .::. by Libre Venta .::. México